Posts Tagged ‘ SEO ’

Los nuevos empleos de internet

El ecosistema digital está más sano que nunca y florece aun ritmo trepidante. No es extraño, por tanto, que las Tecnologías de la Información y Comunicación sirvan de caldo de cultivo a nuevos empleos que se han ido generando a medida que las empresas van teniendo nuevas necesidades y que, presumiblemente, coparán el futuro del empleo.

Nacho de Pinedo, coordinador del Master en Internet Business (MIB), impartido por el Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI) –que se encuentraya en su segunda edición–, ilustra el auge de estas nuevas profesiones con las cifras del programa. «Estamos recibiendo más ofertas de trabajo que el número de alumnos que tenemos y, teniendo en cuenta cómo está el mercado laboral, esto es algo sorprendente. El mundo digital se está moviendo a una gran velocidad».

El 18% de los alumnos del MIB cambiaron de trabajo, encontraron un nuevo empleo o mejoraron sus condiciones laborales y el 22% de sus alumnos de primer año han montado una empresa. ¿Cuáles son los profesionales que más están solicitando las empresas? «Se está pidiendo todo tipo de perfiles, desde becario a ‘community manager’», añade Pinedo, aunque las áreas de formación más demandadas en el entorno digital son las redes sociales, los buscadores, el marketing digital y el entorno de Internet.

La modernización de negocios tradicionales copan buena parte de las ofertas de profesionales digitales. El 75% de las ofertas que llegan al MIB piden expertos que van a liderar la digitalización de una compañía. «La mitad de las empresas que demandan este tipo de profesionales son negocios tradicionales que se orientan a Internet, como agencias de viajes, aseguradoras, etc.», señala Pinedo.

¿Qué competencias y formación se exige a estos nuevos profesionales digitales? Según el responsable del MIB, deben tener conocimientos en buscadores, publicidad, comercio electrónico, redes  sociales y marketing digital. Además, es imprescindible el inglés –«lo piden en todas las ofertas», asegura Pinedo–, cierta experiencia y, según se asciende en el organigrama de la empresa, se pide gente del mundo«off line».

¿Y en cuanto a su formación académica? «El origen de los profesionales es poco importante. Da igual si son ingenieros o de otra rama. Lo importante es que se hayan reciclado. Todos los profesionales pueden y deben reciclarse, porque todas las empresas van a digitalizarse», asegura Pinedo.

Algunos de estos nuevos empleos surgidos al calor de Internet suenan prácticamente a chino en nuestro país –pensemos en los «social media strategist» o en los «coolhunters»–. Son tan nuevos que la definición y las funciones de algunos de ellos aún están escribiéndose.

Sin embargo, hay una figura que se abre camino en las empresas españolas desde hace tan sólo un par de años: el «community manager». Su función es servir de nexo de comunicación entre la empresa y los consumidores que acceden a Internet y la gestión eficaz de esa comunicación. «Desde 2008 o 2009 las empresas empezaron a mostrar cierto interés por esta figura y ahora ha ido en aumento, de forma casi contundente. Las empresas se han tomado muy en serio el apartado de la comunicación ‘online’ y las redes  sociales», afirma  Juan Luis Polo, socio fundador de Territorio Creativo, agencia consultora de «social media marketing».

El idioma de la empresa

Las funciones diarias de un «communitymanager» son muy variadas. Polo señala algunas. En primer lugar, monitoriza la Red en busca de conversaciones, foros u opiniones en redes sociales que interesen a la empresa. Por ejemplo, si tenemos una compañía de videojuegos, el «communitymanager» debe rastrear en busca de la opinión que pueden tener los consumidores sobre uno de nuestros últimos lanzamientos.

Una vez hecho esto, debe organizar esa información de modo que pueda transmitirla a toda la compañía, en forma de reportes cualitativos y cuantitativos destinados a mejorar un servicio o un producto. Además, debe buscar líderes, encontrar a los «súper usuarios» –cuya opinión arrastra a mucha gente–.

Pedro Sánchez, «social media strategist» de la agencia 101, señala algunas funciones «off line» que también debe desempeñar el «community manager». Por ejemplo, acude a eventos donde puede conocer a gente muy influyente con la que no podría contactar de otro modo.

Ambos coinciden en que el «community manager» habla en nombre de la empresa y debe saber en todo momento cuáles son las reglas del juego sobre cómo debe transmitir el lenguaje y los valores de la compañía, además de tener un total conocimiento de los productos y servicios que ofrece.

¿Cuál debe ser la formación de un «community manager»?

«No hay una única respuesta. Debe ser lo más amplia posible, ya que genera contenidos de diversa índole. Pero es básico que tenga conocimientos de  marketing o de comunicación», afirma Juan Luis Polo. Pedro Sánchez coincide con él. «No hay una formación específica. La mayoría son licenciados en alguna rama de las Ciencias de la Información, aunque  también de otras áreas formativas».

En Estados Unidos, la figura del «communitymanager» llega a estar tan bien valorada que puede llegar a alcanzar una remuneración astronómica –se habla demás de 100.000 dólares anuales, aunque la media estaría en unos 60.000–. En España las cifras no son tan espectaculares, pero sí muy diversas. Pedro Sánchez señala que los salarios oscilan entre los 24.000 y los 36.000 euros. Juan Luis Polo, habla de entre 18.000 y 20.000 euros  anuales, aunque «a partir de ahí, puede ser mucho más. En ocasiones llega a manejar muy buena información sobre la empresa, así que puede llegar a  tener, casi, el rango de un director».

Nuevos especímenes profesionales en el zoo de internet

SEM (Search Engine Marketing): sus funcion se centran en todo lo relacionado con la promoción y el posicionamiento en buscadores de Internet.

SEO (Search Engine Optimization): tratan de mejorar la visibilidad de una página web en los buscadores.

Coolhunters (cazadores de tendencias): recolectan información sobre temas  de moda y tendencias, ya sea a pie de calle o en Internet.

Social media analist: analiza las tendencias del mercado a través de los  medios sociales y propone mejoras para la estrategia de la empresa en los mismos.

Dinamizador/moderador: se ocupan de despertar el interés de la comunidad o la red social, anima a los usuarios a contribuir o trata de fidelizarlos. En su faceta de moderadores, se ocupan de controlar que los contenidos sean adecuados y de que el comportamiento y las opiniones de los usuarios y los miembros de la comunidad sean acordes a las normas de la misma.

Blogger: lo que empezó siendo un hobby para muchos, se ha convertido en  un empleo remunerado para otros. Muchas compañías y marcas mantienen a profesionales que mantienen  vivos sus blogs o pagan a blogueros  independientes para que hablen de sus compañías.

Experto en usabilidad: comprueba que la web de la compañía funciona de acuerdo a los objetivos diseñados y hace que el entorno sea más sencillo para los usuarios.

Fuente: Infoempleo

 

Google Instant Search: ¿Quién sale realmente ganando?

Como no podía ser de otra forma, mucho se ha escrito, hablado, analizado y fantaseado ya acerca de la nueva y mediática implementación de Google en su motor de búsquedas: Google Instant Search.

Sin embargo, y a pesar de que es evidente que incorpora varias mejoras, tengo la impresión de que

Ya sé que Google no se ha cansado de repetir y de airear a los cuatro vientos que estos cambios no van afectar al modo en que gestiona los anuncios patrocinados ni los resultados de las búsquedas. Pero tampoco me creo que Google no intuyera qla sensación general que flota entre sus millones de usuarios que han permanecido atentos a todo el bullicio que se ha montado casi casi roza la indiferencia. Al menos, digamos que no se han visto enormes muestras de entusiasmo, de admiración. La gente no se ha echado a la calle. Sí, ahora tenemos búsquedas en tiempo real (instantáneas, como muy bien postula Genbeta). Pero ¿Y qué? ¿Va a cambiar esto nuestro comportamiento a la hora de realizar una búsqueda? Me atrevería a decir que no… a menos mientras no se demuestre que de ello se obtenga una mayor calidad en los resultados que obtenemos, cosa que no acabo de ver.

Por otro lado, sí que he palpado cierto aire de nerviosismo entre las empresas. Esas empresas, muchas de las cuales ya llevan invertidas enormes cantidades de dinero en sus estrategias para optimizar su posicionamiento SEO y sus campañas de AdWords.

Es por eso que encuentro perfectamente lógico que surja en ellas un halo de preocupación por las implicaciones (directas o indirectas) que Google Instant Search pueda tener en sus estrategias online. No perdamos de vista que en determinados sectores (póngase el de las reservas de hoteles, por ejemplo) el éxito o fracaso viene muy determinado e influido por la implementación de la estrategia online. ¿No estaríais vosotros asustados?ue el lanzamiento de Google instant Search no fuera a, de una u otra forma, meter el miedo en el cuerpo a las empresas. Es de cajón.

Es entonces cuando me surge la siguiente pregunta: ¿A quién beneficia más Google Instant Search realmente? ¿A los usuarios? ¿A las empresas? Yo más bien diría que a la propia Google…

Y es que no nos equivoquemos. Cada vez más las empresas están volcando sus miradas y sus inversiones publicitarias a los grandes del panorama social online, dígase Facebook. Cada vez se habla más de cómo implementar una buena campaña de promoción en redes sociales. Cada vez están surgiendo más “expertos” en el tema. Y aunque tampoco creo que Google se sienta tremendamente amenazada por esto, sí creo que es algo a lo que no le puede quitar el ojo y que no puede permitir que se le vaya de las manos.

Pues bien, ¿qué mejor que hacer que todo el mundo desentierre experiencias pasadas y vuelva a hablarse de posicionamiento SEO y de AdWords? ¿Qué mejor que volver a poner sus “gallinas de los huevos de oro” en el escaparte online mundial?

Visto que la batalla social la tiene muy cuesta arriba (sus “penúltimos” intentos, Google BuzzGoogle Wave, podríamos catalogarlos de pequeños fracasos) ¿Por qué no “tirar de galones” y echar mano de su mejor y más valorado (y temido a la vez) activo: su buscador?

No sé si Google Instant Search provocará un incremento en la inversión que las empresas destinan a AdWords. Google lo niega. De todas formas, a pesar de que sería previsible que se produjera un pico debido a los ajustes que las empresas puedan implementar, también es lógico que este repunte se difuminara con el tiempo.

Lo que seguro ha conseguido es que se vuelva a hablar de su buscador, y de todo lo que le rodea. Y lo que le rodea es principalmente el SEO y AdWords, sus principales fuentes de ingresos.

¿Será esto lo que realmente pretendía Google cuando lanzó Google Instant Search?

Fuente: undernews

https://sites.google.com/site/conceptosmk/entradas-mk/googleinstantsearch%C2%BFquiensalerealmenteganando

Probando Google Instant Search: mucho más que velocidad

Lo más curioso de probar Google Instant Search es darte cuenta de la evolución de las percepciones a medida que lo haces. De entrada, parece simplemente una demostración de barroquismo tecnológico, un “fíjate lo que podemos hacer”: los mismos resultados, pero apareciendo mucho más rápido, una especie de derroche de medios tecnológicos en pro del preciosismo.

Google instant search

Lo interesante ocurre cuando lo empiezas a probar un poco más en serio, y te das cuenta de que no estamos hablando simplemente de ahorrar tiempo – que es el enfoque que Google le ha dado en su presentación – sino de modificar los hábitos de los usuarios y su manera de enfrentarse al proceso de búsqueda. Lo interesante es ver como, más allá de deleitarte con los aparentes poderes adivinatorios de Google, empiezas progresivamente a cualificar mejor las búsquedas con términos adicionales, cómo puedes modificar tu uso del teclado para automatizar esa tarea, cómo eres capaz de extraer de manera inmediata resultados que antes aparecían enterrados en la página tres, a la que mucha gente nunca llega. Lo interesante no es la función en sí, que de hecho fue desvelada a finales del pasado agosto, sino las implicaciones que va a tener en la manera en la que utilizamos el motor de búsqueda. Mi impresión tras haber estado haciendo un buen montón de pruebas es que su uso resulta casi adictivo, que optimiza enormemente el proceso de búsqueda y que en un tiempo mínimo paso a que no me guste en absoluto la experiencia de abrir un nuevo navegador y probar a utilizar Google en modo tradicional, como antes. Y aquí ya hablamos de cosas diferentes, de cómo establecer una barrera de entrada para competidores, o de cómo calcular las implicaciones ya no para Google, sino para todo el ecosistema que la rodea.

Y la importancia del ecosistema es muy alta. La búsqueda instantánea, por ejemplo, va a modificar sin duda la forma en la que hacemos publicidad en el buscador: que los adwords cambien de manera dinámica a medida que tecleas es algo que puede tener más trascendencia de la que parece en la forma de computar métricas y de obtener resultados. Va a alterar sin duda, o al menos a sacar de su “zona de confort”,  a todos aquellos que se dedican al SEO, porque ahora tendremos que indexar ya no para palabras completas, sino incluso para fracciones de palabras a medida que las tecleamos: aunque siga siendo importante ser el primer resultado para la búsqueda tecleada en su integridad, ser el primero que aparece también pasa a serlo.

De cara a cómo utilizamos el buscador, la idea es potenciar aquellas tareas que realizamos en fracciones de segundo – tareas mentales o visuales – frente a aquellas en las que dependemos del movimiento físico de los dedos al teclear: la sensación es de mayor rapidez, pero no solo de mayor rapidez al obtener los resultados, sino – y para mí mucho más importante – en la manera en la que los refinamos. Eliminar la barrera del intro entre introducción de términos es mucho más que ahorrar tiempo: hace que nuestro cerebro funcione en un modo diferente, que visualice un proceso continuo donde antes lo entendía por etapas. Y eso no afecta únicamente al ahorro de tiempo, afecta a nuestra eficiencia al buscar.

Además, Google Instant Search da, a mi entender, un paso que la compañía anteriormente solo había dado de manera tímida: introduce en los resultados el historial web de cada usuario – para usarlo, tienes que estar identificado con tu cuenta Google – y lleva a que los resultados que obtengo yo no sean necesariamente idénticos a los que encuentra otro usuario. Una prestación que evoca todo tipo de temores acerca de la privacidad, pero que en realidad no va más allá de pedir a Google que utilice la información que ya tenía de nosotros para refinar los resultados de nuestras búsquedas. Algo que, obviamente, también va a tener sus consecuencias de cara a SEO o publicidad.

Solo hay una manera de ver las implicaciones completas del tema: probándolo más allá de un uso meramente casual. El lanzamiento de Google Instant Search no es como otras cosas que hace Google: se lanza de manera ambiciosa, para muchísimos usuarios, con idea de sustituir a la manera anterior de hacer búsquedas (aunque se puede eliminar a voluntad) y afectando al principal producto de la compañía, la búsqueda. No podemos ver en Instant Search una prueba, un ensayo o una iteración: es una apuesta a escala completa, que alcanzará su verdadera magnitud cuando se extienda a plataformas móviles, y que tendremos delante de nuestros ojos durante mucho tiempo. Una auténtica modificación global de la interfaz de usuario. Y eso no es algo que se vea cambiar todos los días.

Fuente: enriquedans.com

https://sites.google.com/site/conceptosmk/entradas-mk/probandogoogleinstantsearchmuchomasquevelocidad

A %d blogueros les gusta esto: