Archive for the ‘ empleo ’ Category

Los nuevos empleos de internet

El ecosistema digital está más sano que nunca y florece aun ritmo trepidante. No es extraño, por tanto, que las Tecnologías de la Información y Comunicación sirvan de caldo de cultivo a nuevos empleos que se han ido generando a medida que las empresas van teniendo nuevas necesidades y que, presumiblemente, coparán el futuro del empleo.

Nacho de Pinedo, coordinador del Master en Internet Business (MIB), impartido por el Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI) –que se encuentraya en su segunda edición–, ilustra el auge de estas nuevas profesiones con las cifras del programa. «Estamos recibiendo más ofertas de trabajo que el número de alumnos que tenemos y, teniendo en cuenta cómo está el mercado laboral, esto es algo sorprendente. El mundo digital se está moviendo a una gran velocidad».

El 18% de los alumnos del MIB cambiaron de trabajo, encontraron un nuevo empleo o mejoraron sus condiciones laborales y el 22% de sus alumnos de primer año han montado una empresa. ¿Cuáles son los profesionales que más están solicitando las empresas? «Se está pidiendo todo tipo de perfiles, desde becario a ‘community manager’», añade Pinedo, aunque las áreas de formación más demandadas en el entorno digital son las redes sociales, los buscadores, el marketing digital y el entorno de Internet.

La modernización de negocios tradicionales copan buena parte de las ofertas de profesionales digitales. El 75% de las ofertas que llegan al MIB piden expertos que van a liderar la digitalización de una compañía. «La mitad de las empresas que demandan este tipo de profesionales son negocios tradicionales que se orientan a Internet, como agencias de viajes, aseguradoras, etc.», señala Pinedo.

¿Qué competencias y formación se exige a estos nuevos profesionales digitales? Según el responsable del MIB, deben tener conocimientos en buscadores, publicidad, comercio electrónico, redes  sociales y marketing digital. Además, es imprescindible el inglés –«lo piden en todas las ofertas», asegura Pinedo–, cierta experiencia y, según se asciende en el organigrama de la empresa, se pide gente del mundo«off line».

¿Y en cuanto a su formación académica? «El origen de los profesionales es poco importante. Da igual si son ingenieros o de otra rama. Lo importante es que se hayan reciclado. Todos los profesionales pueden y deben reciclarse, porque todas las empresas van a digitalizarse», asegura Pinedo.

Algunos de estos nuevos empleos surgidos al calor de Internet suenan prácticamente a chino en nuestro país –pensemos en los «social media strategist» o en los «coolhunters»–. Son tan nuevos que la definición y las funciones de algunos de ellos aún están escribiéndose.

Sin embargo, hay una figura que se abre camino en las empresas españolas desde hace tan sólo un par de años: el «community manager». Su función es servir de nexo de comunicación entre la empresa y los consumidores que acceden a Internet y la gestión eficaz de esa comunicación. «Desde 2008 o 2009 las empresas empezaron a mostrar cierto interés por esta figura y ahora ha ido en aumento, de forma casi contundente. Las empresas se han tomado muy en serio el apartado de la comunicación ‘online’ y las redes  sociales», afirma  Juan Luis Polo, socio fundador de Territorio Creativo, agencia consultora de «social media marketing».

El idioma de la empresa

Las funciones diarias de un «communitymanager» son muy variadas. Polo señala algunas. En primer lugar, monitoriza la Red en busca de conversaciones, foros u opiniones en redes sociales que interesen a la empresa. Por ejemplo, si tenemos una compañía de videojuegos, el «communitymanager» debe rastrear en busca de la opinión que pueden tener los consumidores sobre uno de nuestros últimos lanzamientos.

Una vez hecho esto, debe organizar esa información de modo que pueda transmitirla a toda la compañía, en forma de reportes cualitativos y cuantitativos destinados a mejorar un servicio o un producto. Además, debe buscar líderes, encontrar a los «súper usuarios» –cuya opinión arrastra a mucha gente–.

Pedro Sánchez, «social media strategist» de la agencia 101, señala algunas funciones «off line» que también debe desempeñar el «community manager». Por ejemplo, acude a eventos donde puede conocer a gente muy influyente con la que no podría contactar de otro modo.

Ambos coinciden en que el «community manager» habla en nombre de la empresa y debe saber en todo momento cuáles son las reglas del juego sobre cómo debe transmitir el lenguaje y los valores de la compañía, además de tener un total conocimiento de los productos y servicios que ofrece.

¿Cuál debe ser la formación de un «community manager»?

«No hay una única respuesta. Debe ser lo más amplia posible, ya que genera contenidos de diversa índole. Pero es básico que tenga conocimientos de  marketing o de comunicación», afirma Juan Luis Polo. Pedro Sánchez coincide con él. «No hay una formación específica. La mayoría son licenciados en alguna rama de las Ciencias de la Información, aunque  también de otras áreas formativas».

En Estados Unidos, la figura del «communitymanager» llega a estar tan bien valorada que puede llegar a alcanzar una remuneración astronómica –se habla demás de 100.000 dólares anuales, aunque la media estaría en unos 60.000–. En España las cifras no son tan espectaculares, pero sí muy diversas. Pedro Sánchez señala que los salarios oscilan entre los 24.000 y los 36.000 euros. Juan Luis Polo, habla de entre 18.000 y 20.000 euros  anuales, aunque «a partir de ahí, puede ser mucho más. En ocasiones llega a manejar muy buena información sobre la empresa, así que puede llegar a  tener, casi, el rango de un director».

Nuevos especímenes profesionales en el zoo de internet

SEM (Search Engine Marketing): sus funcion se centran en todo lo relacionado con la promoción y el posicionamiento en buscadores de Internet.

SEO (Search Engine Optimization): tratan de mejorar la visibilidad de una página web en los buscadores.

Coolhunters (cazadores de tendencias): recolectan información sobre temas  de moda y tendencias, ya sea a pie de calle o en Internet.

Social media analist: analiza las tendencias del mercado a través de los  medios sociales y propone mejoras para la estrategia de la empresa en los mismos.

Dinamizador/moderador: se ocupan de despertar el interés de la comunidad o la red social, anima a los usuarios a contribuir o trata de fidelizarlos. En su faceta de moderadores, se ocupan de controlar que los contenidos sean adecuados y de que el comportamiento y las opiniones de los usuarios y los miembros de la comunidad sean acordes a las normas de la misma.

Blogger: lo que empezó siendo un hobby para muchos, se ha convertido en  un empleo remunerado para otros. Muchas compañías y marcas mantienen a profesionales que mantienen  vivos sus blogs o pagan a blogueros  independientes para que hablen de sus compañías.

Experto en usabilidad: comprueba que la web de la compañía funciona de acuerdo a los objetivos diseñados y hace que el entorno sea más sencillo para los usuarios.

Fuente: Infoempleo

 

II Congreso Social Media Marketing

Os dejo unos vídeos del II Congreso Social Media Marketing. Espero que los encontréis interesantes

II Congreso Social Media Marketing: Fernando Polo

II Congreso Social Media Marketing: Miguel del Fresno

No falle en su entrevista de trabajo

Pueden ser sus minutos de gloria… o de fracaso. Cuando esté frente al entrevistador cada palabra y cada detalle cuentan. Pero la falta de preparación o querer aparentar lo que no es pueden arruinar ese momento. Juegue bien sus cartas, pero nunca vaya de farol. Repase cada punto de vida laboral, infórmese sobre la empresa que le cita, controle sus nervios y su lengua y, sobre todo, sea usted mismo.

[foto de la noticia]

 

Le han llamado para una entrevista de trabajo. Es su momento. Ha superado el cerro de currículos que habitualmente se acumulan ante una oferta laboral, así que ya ha conseguido una pequeña victoria. Pero no hay que relajarse. Al contrario, salvado el primer obstáculo, es el momento de prepararse a fondo para ese encuentro. Hay que recordar que el objetivo de la entrevista es profundizar en las cualidades, habilidades y aptitudes de una persona y su adecuación al puesto concreto que se oferta. Por tanto, el diálogo, la sinceridad, la corrección y el sentido común son básicos.

Sin embargo, por nervios, inexperiencia o demasiada confianza en uno mismo cometemos fallos, a menudo tontos, que nos pueden costar muy caro. De hecho, según un estudio realizado por Randstad, cuatro de cada cinco candidatos no supera con éxito la entrevista de trabajo. ¿En qué fallamos? Los expertos en selección y recursos humanos consultados por Expansión & Empleo coinciden en que los errores más habituales cometidos por los aspirantes a un puesto de trabajo son dos: la falta de preparación y querer aparentar lo que no se es”.

 

Repase su currículo
Parece obvio que antes de acudir a una entrevista en la que se valora su formación y experiencia, el profesional debe repasar su currículo para responder rápidamente a cualquier cuestión. Pero según comenta Pilar Rotaeche, directora de capital humano de PwC, “cuando se le pregunta por un dato, lo que hacen es leerte lo que pone en su currículo. E independientemente de la edad y de la veteranía en el mercado, es habitual que tengan lagunas sobre su propia historia laboral, incluso que no recuerden qué han hecho y por qué”. Marina Morte, de Randstad Professionals, insiste en que “en este primer encuentro, el seleccionador querrá conocer en detalle las funciones que ha desarrollado el candidato en cada uno de los puestos anteriores y podrá preguntar sobre motivos de cambio, fechas, objetivos logrados, cursos realizados, etcétera. Por tanto, es imprescindible tener claros todos estos datos”.

Estas dudas y el baile de fechas no hablan muy bien del candidato. Como tampoco lo hace desconocer el ámbito de trabajo de la compañía que nos entrevista, su orientación e historia. Campos que, con un poco de interés y consultando en Internet, se pueden resolver. La directora de capital humano de PwC recomienda que “en el momento adecuado, cuando la charla es ya más distendida, el candidato formule preguntas acerca de la organización que dejen ver su interés y ganas de trabajar”.

Este repaso de la vida laboral no pretende poner en tensión al aspirante a un puesto de trabajo; no es un examen en el que tenga que recitar de memoria fechas y cargos. Susana Sosa, directora de servicio de operaciones de Adecco, explica que “el objetivo es hacer un retrato lo más ajustado posible de la persona.De ahí que la honestidad sea fundamental, tanto en lo que se escribe en el currículo como en lo que se cuenta y explica durante la entrevista”.
Éste es otro de los fallos más comunes: querer aparentar lo que uno no es. El problema es que la exageración o, en el peor de los casos, la mentira se detecta rápidamente. Lo más típico se refiere al nivel de idiomas, pero también se exagera sobre las responsabilidades en otros puestos. Sosa puntualiza que “aunque no es muy frecuente, sí se dan este tipo de exageraciones. Pero es fácil averiguar si una persona ha tenido realmente gente a su cargo, si ha tenido que ejercer el liderazgo o defender y explicar proyectos en público”.

Naturalidad
La mejor recomendación es actuar con naturalidad. Cristina de los Reyes, del departamento de recursos humanos de Deloitte, insiste en que “hay que tratar de controlar los nervios y comportarse de forma natural, dejando ver cómo eres realmente. Además, siempre hay que pensar que si no encajas en una empresa porque piden unas cualidades o habilidades que tú no posees, seguro que hay otra firma en la que valoran y buscan precisamente lo que tú puedes aportar”.
Pilar Rotaeche, de PwC, también considera que actuar sin máscaras es la mejor forma de comportarse. “Muchos candidatos, cuando se les pregunta por sus hobbies, responden automáticamente que la lectura y el cine, pero cuando le pides que te hablen del último libro que han leído se quedan mudos. No tiene por qué gustarte la lectura; a lo mejor prefieres la jardinería y no pasa nada”. Lo mismo sucede cuando se llega a las preguntas que recogen todos los manuales y decálogos sobre cómo preparar una entrevista. Ante el “¿cuál es tu mejor cualidad y tu mayor defecto?”, Rotaeche se queja de que “las respuestas parecen sacadas de un libro de management. Todo es muy comedido y poco espontáneo. Curiosamente, la mayoría de las personas tiene gran capacidad para trabajar en equipo, son ordenadas y su mayor defecto es ser perfeccionista y exigente consigo mismo”.

Rotaeche aconseja que “tras la llamada de una empresa para concertar una entrevista personal el candidato haga un sencillo ejercicio de reflexión, en el que piense qué es lo que busca en esa empresa, hasta dónde quiere llegar, con qué tareas de su anterior trabajo se siente a gusto y con cuáles no y por qué”. Es lo que Andrés Pérez, experto en posicionamiento personal, llama en su último libro, Expertología, auditoría de uno mismo: “Una de las etapas más necesarias, pero también más difíciles en el proceso de convertirse en un profesional de referencia”. Para que sea efectivo, Pérez recomienda “pedir opinión a todas las personas de nuestro entorno, documentar nuestra historia, aprender de otros profesionales, desarrollar tu propio proyecto y, por supuesto, aceptar y sacar provecho de las críticas que nos hacen”.

Fuente: http://www.expansion.com/2011/02/04/empleo/mercado-laboral/1296824755.html?a=3d15ce9d44fddb5ec53a99f8c4da35c0&t=1297076099

Dos de cada cinco parados viven en un hogar con todos sus miembros sin empleo

El paro vuelve a subirLa crisis y el fuerte auge del desempleo han modificado el perfil de los hogares españoles con un importante aumento de las familias en donde todos los miembros en edad de trabajar no tienen empleo. Según cálculos del Banco de España, dos de cada cinco desocupados, lo que equivale a un 40% del total, residen en un hogar donde todos sus miembros están parados. Este porcentaje era de los más bajos de la zona del euro en 2007, con una tasa del 26%, pero tras subir con fuerza en los últimos dos años está ya dos puntos por encima del anterior máximo, alcanzado en 1994 cuando España dejaba atrás la recesión económica.

“La capacidad de protección adicional contra el desempleo que pudieran constituir los vínculos familiares es ahora menor que en recesiones anteriores”

Tal y como se recoge en un capítulo especial incluido en el último boletín económico del organismo, publicado hoy, el fuerte repunte de la tasa de paro entre los cabeza de familia y la entrada en el mercado laboral de más miembros de un mismo hogar para subsanar la falta de ingresos, sin conseguirlo, ha elevado al 10,2% el número de familias que tienen a todos sus miembros en paro. Pese a su aumento, la tasa se mantiene por debajo de los máximos alcanzados a principios de los noventa.

Según recuerda la institución, durante los dos últimos años la tasa de paro española “se ha deteriorado con mucha más profundidad que en otros países europeos, pasando del 7,9% registrado en el segundo trimestre de 2007 al 20,1% del segundo trimestre de 2010. Con estos niveles, la tasa dista aún 4 puntos del máximo registrado en la crisis de los años noventa. No obstante, en esta ocasión, el patrón del desempleo es diferente, y su incidencia sobre los hogares, mayor”.

Del 6% al 16% de paro

En la actualidad, la tasa de paro del principal perceptor de renta del hogar, que había alcanzado su nivel mínimo en los trimestres previos a la crisis con un 6%, ha subido al 16,1%, con lo que supera el anterior récord registrado en la recesión de 1993, cuando llegó al 13%. No obstante, el organismo matiza que el deterioro se ha visto algo atenuado porque, aunque ha disminuido el tamaño de los hogares, ha aumentado su número de activos, es decir, de las personas con posibilidad de trabajar. Principalmente porque ha continuado la incorporación al mercado laboral de las mujeres, un fenómeno iniciado hace dos décadas, añade el artículo.

Pese a ello, la tasa de paro del cónyuge, aunque se sitúa en niveles similares a los del cabeza de familia con un 16,8%, no se ha incrementado con tanta intensidad como en crisis anteriores. Sin embargo, si se suman ambos efectos, la entrada en el paro de los dos, sí que se constata “una mayor incidencia de situaciones de desempleo simultáneas entre miembros del hogar”.

Esta descomposición, añade el texto firmado por José María Casado, Cristina Fernández y Juan F. Jimeno, de la Dirección General del Servicio de Estudios del Banco de España, “permite observar en qué medida la estructura de hogares y la incidencia simultánea del desempleo entre todos sus activos contribuyen a agrupar a los parados en hogares sin ningún empleado”. Por todo esto, los firmantes concluyen que “la capacidad de protección adicional contra el desempleo que pudieran constituir los vínculos familiares es ahora menor que en recesiones anteriores, lo que hace más patente, si cabe, la urgencia de llevar a cabo las reformas necesarias para potenciar rápidamente la creación de empleo”.

Fuente: http://empleo.elpais.com/noticia-mercado-trabajo/Empleo/parados/viven/hogar/todos/miembros/empleo/20101203claclaeml_1/Tes

Cómo gestionar su tiempo en la oficina

Reuniones, papeleo, interrupciones, tareas que se acumulan y aumentan la sensación de agobio, de no llegar a todo. Para muchos profesionales, el remedio inmediato es trabajar más horas o más deprisa. La solución es otra: no culpar a terceros, aprender a estructurar nuestras tareas, y algo sencillo pero que cuesta mucho: aprender a decir ‘no’.

A menudo nuestra jornada laboral nos deja insatisfechos, con la sensación de no haber cumplido nuestros objetivos. Para paliar el peso de las tareas pendientes que nos persiguen creemos que la solución pasa por dedicarle más horas o trabajar más deprisa. Sin embargo, José María Acosta, experto en dirección y recursos humanos y autor de Uso eficaz del tiempo (editorial Profit), considera que para mejorar la gestión de nuestro tiempo es necesario descubrir cómo funcionamos, centrándonos en el uso que le damos a las horas que trabajamos y averiguar cuáles son nuestros hábitos y nuestras capacidades personales.

¿De quién es la culpa?
Según Acosta, un 45% de nuestra jornada, aproximadamente, está dedicada a asuntos que no sabemos evitar, pero que acaban haciéndonos sentir la frustrante sensación de haber perdido el tiempo. La tendencia general es culpar a los demás de nuestros problemas de falta de tiempo. Pero en realidad somos nosotros quienes perdemos el tiempo al comportarnos de forma inadecuada, al hacer o no hacer lo que debíamos.

Yo tengo que…
El ejercicio que debemos poner en práctica excluye a los demás. Lo tenemos que realizar en primera persona e incluye los siguientes puntos:

-Mejorar mi forma de atender el teléfono y el correo electrónico.
-Controlar las interrupciones que perturban mi trabajo o mi descanso.
-Controlar que sólo entre en mi despacho (si lo tiene) la gente que a mí me interesa y cuando a mí me interesa.
-Aprender a acudir a las reuniones que a mí me interesan y no a las que otros deciden convocarme.
-Mantener la cabeza tranquila y mi propio orden de prioridades, aunque a mi alrededor todo sea desorden y caos.
-Procurarme la ayuda necesaria. Enseñar a mis colaboradores y compañeros el manejo de herramientas y procedimientos que habitualmente hago yo, para que puedan hacerse cargo de algunas o, de lo contrario, no me sirven.
-Solucionar lo importante y evitar que me carguen con urgencias innecesarias.
-Aprender a decir NO cuando me interese.

A largo plazo
Estas medidas son útiles para las cuestiones cotidianas, pero la falta de tiempo trunca el desarrollo de la carrera de muchos profesionales. La solución es tener muy claro y muy definido el largo plazo. José María Acosta recomienda tomarse el tiempo suficiente para decidirlo, pero ser ambicioso y no ponerse límites innecesarios. Sin embargo, recuerda que las metas a largo plazo requieren establecer objetivos a medio y corto plazo. Pequeños jalones en el camino que, una vez alcanzados, le animarán a continuar y a confiar en que su proyecto es factible.

Para lograr esto, y también para llevar un día a día sin agobios de tiempo, es fundamental averiguar para qué sirve y en qué es bueno cado uno. De esta manera, podrá organizar y planear sus tareas y proyectos de manera efectiva.

Murphy lleva razón
Todos estos planteamientos suenan fenomenal, pero no todo es siempre tan fácil. Hay que reconocer que las tres leyes de Murphy (nada es tan sencillo como parece, todo lleva más tiempo de lo que debería, y si algo puede fallar, acabará por fallar y seguramente en el peor momento) se cumplen y más a menudo de lo que quisiéramos.

Si admitimos esto, podemos establecer una estrategia de prevención; un plan B que nos permita salir del atolladero. Este debe definir una categoría de prioridades y, por otro lado, implica recurrir a otras personas. Es decir, delegar. Para ello, es esencial confiar en las personas y darles la libertad necesaria para actuar.

El término medio
Otro de los problemas de la falta de tiempo es que podemos convertirnos en perfeccionistas o en chapuzas, dependiendo del cariz de tarea. Hay trabajos que nos disgustan y por eso los realizamos demasiado deprisa, con el peligro de incurrir en errores. Sin embargo, hay tareas a las que dedicamos demasiado tiempo, ya sea porque disfrutamos realizándolas o porque trabajar en ellas supone retrasar las que no queremos hacer. La solución pasa por dedicar a cada cuestión el tiempo necesario y tener presente que el valor de una tarea no crece en proporción al tiempo que se le dedica.

 

El paro se reduce a un 19,76%

Sinceramente, pienso que este dato es un punto de inflexión para que la economía española acompañe a las europeas y salgamos definitivamente, pero lentamente, de esta crisis.

Tras tres años de constantes subidas, la tasa de desempleo ha caído del 20,09% con la que cerró junio al 19,76% gracias a que se vuelven a crear puestos de trabajo, principalmente en el sector servicios, y no aumenta el número de personas que entran en el mercado laboral, según los datos de la Encuesta de Población Activa que ha publicado hoy el INE. Pese al recorte del desempleo, el Gobierno opta por la prudencia y, aunque confía en que se mantenga la creación de empleo, no descarta que la tasa vuelva a subir en lo que queda de 2010. Eso sí, advierte de que el camino que queda por delante es “difícil y largo”.

vía El Gobierno confía en que la creación de empleo se mantenga hasta fin de año · ELPAÍS.com.

De empleo y formación

Queridos lectores, escribo este post, para hacer hincapié en un problema que tiene España, y mas concretamente el mercado laboral español. El pasado lunes dieciocho de octubre presente el proyecto final de máster con el que tras aprobar el proyecto he finalizado el máster de marketing e investigación de mercados especialidad internacionalización, y con nota. Asta aquí muy bien, pero como no hay forma de realizar practicas, ni encontrar un trabajo en el sector del marketing, no puedo adquirir experiencia, y sin ella no puedo optar a puestos de trabajo, en los que piden experiencia. Dado que ningún tío mío, tiene una empresa, ni una gestoría de marketing, el enchufe a pesar de la crisis sigue funcionando, ahora si un buen enchufe, porque si alguien tiene mas “voltaje” que tu…

En fin, esta situación seguro que os suena a más de uno de vosotros, me he formado y sigo sin empleo. Después de tener diez años de experiencia en logística de almacén, y un flamante máster en marketing y estar año y medio en el paro, el único empleo que he podido encontrar es de jornalero agrícola, y menos mal, no me quejo, hay gente que lo no ha podido encontrar nada, pero me pregunto. ¿Si yo con una carrera y un máster, he encontrado un trabajo no cualificado? ¿Que es lo que pueden encontrar los trabajadores no cualificados?

No es es te mi caso, pero si los universitarios están haciendo trabajos de “FP”  ¿Que hace la gente que ha estudiado “FP”?

Por otro lado, encontramos lo contrario, a mi me han rechazado en trabajos yal preguntar el motivo me han contestado, para mi incredulidad, que tenia demasiado currículo, y que tenían miedo de invertir tiempo formándome, para que luego me fuera. Y yo me pregunto ¿me fuera a donde, a la cola del paro? ¿A trabajar de jornalero con mi “supercurriculum” debajo del brazo.

O no llegas, no tienes experiencia, o te pasas, demasiado currículo, hay que jod… ver como esta el mercado laboral. Los que estáis como yo buscando un empleo seguro que tenéis muchas anécdotas como estas para contar, solo espero que cuando me jubile  a los 67 !!!!! años les pueda contar todas estas peripecias a mis nietos con una sonrisa en la boca.

A %d blogueros les gusta esto: