No falle en su entrevista de trabajo


Pueden ser sus minutos de gloria… o de fracaso. Cuando esté frente al entrevistador cada palabra y cada detalle cuentan. Pero la falta de preparación o querer aparentar lo que no es pueden arruinar ese momento. Juegue bien sus cartas, pero nunca vaya de farol. Repase cada punto de vida laboral, infórmese sobre la empresa que le cita, controle sus nervios y su lengua y, sobre todo, sea usted mismo.

[foto de la noticia]

 

Le han llamado para una entrevista de trabajo. Es su momento. Ha superado el cerro de currículos que habitualmente se acumulan ante una oferta laboral, así que ya ha conseguido una pequeña victoria. Pero no hay que relajarse. Al contrario, salvado el primer obstáculo, es el momento de prepararse a fondo para ese encuentro. Hay que recordar que el objetivo de la entrevista es profundizar en las cualidades, habilidades y aptitudes de una persona y su adecuación al puesto concreto que se oferta. Por tanto, el diálogo, la sinceridad, la corrección y el sentido común son básicos.

Sin embargo, por nervios, inexperiencia o demasiada confianza en uno mismo cometemos fallos, a menudo tontos, que nos pueden costar muy caro. De hecho, según un estudio realizado por Randstad, cuatro de cada cinco candidatos no supera con éxito la entrevista de trabajo. ¿En qué fallamos? Los expertos en selección y recursos humanos consultados por Expansión & Empleo coinciden en que los errores más habituales cometidos por los aspirantes a un puesto de trabajo son dos: la falta de preparación y querer aparentar lo que no se es”.

 

Repase su currículo
Parece obvio que antes de acudir a una entrevista en la que se valora su formación y experiencia, el profesional debe repasar su currículo para responder rápidamente a cualquier cuestión. Pero según comenta Pilar Rotaeche, directora de capital humano de PwC, “cuando se le pregunta por un dato, lo que hacen es leerte lo que pone en su currículo. E independientemente de la edad y de la veteranía en el mercado, es habitual que tengan lagunas sobre su propia historia laboral, incluso que no recuerden qué han hecho y por qué”. Marina Morte, de Randstad Professionals, insiste en que “en este primer encuentro, el seleccionador querrá conocer en detalle las funciones que ha desarrollado el candidato en cada uno de los puestos anteriores y podrá preguntar sobre motivos de cambio, fechas, objetivos logrados, cursos realizados, etcétera. Por tanto, es imprescindible tener claros todos estos datos”.

Estas dudas y el baile de fechas no hablan muy bien del candidato. Como tampoco lo hace desconocer el ámbito de trabajo de la compañía que nos entrevista, su orientación e historia. Campos que, con un poco de interés y consultando en Internet, se pueden resolver. La directora de capital humano de PwC recomienda que “en el momento adecuado, cuando la charla es ya más distendida, el candidato formule preguntas acerca de la organización que dejen ver su interés y ganas de trabajar”.

Este repaso de la vida laboral no pretende poner en tensión al aspirante a un puesto de trabajo; no es un examen en el que tenga que recitar de memoria fechas y cargos. Susana Sosa, directora de servicio de operaciones de Adecco, explica que “el objetivo es hacer un retrato lo más ajustado posible de la persona.De ahí que la honestidad sea fundamental, tanto en lo que se escribe en el currículo como en lo que se cuenta y explica durante la entrevista”.
Éste es otro de los fallos más comunes: querer aparentar lo que uno no es. El problema es que la exageración o, en el peor de los casos, la mentira se detecta rápidamente. Lo más típico se refiere al nivel de idiomas, pero también se exagera sobre las responsabilidades en otros puestos. Sosa puntualiza que “aunque no es muy frecuente, sí se dan este tipo de exageraciones. Pero es fácil averiguar si una persona ha tenido realmente gente a su cargo, si ha tenido que ejercer el liderazgo o defender y explicar proyectos en público”.

Naturalidad
La mejor recomendación es actuar con naturalidad. Cristina de los Reyes, del departamento de recursos humanos de Deloitte, insiste en que “hay que tratar de controlar los nervios y comportarse de forma natural, dejando ver cómo eres realmente. Además, siempre hay que pensar que si no encajas en una empresa porque piden unas cualidades o habilidades que tú no posees, seguro que hay otra firma en la que valoran y buscan precisamente lo que tú puedes aportar”.
Pilar Rotaeche, de PwC, también considera que actuar sin máscaras es la mejor forma de comportarse. “Muchos candidatos, cuando se les pregunta por sus hobbies, responden automáticamente que la lectura y el cine, pero cuando le pides que te hablen del último libro que han leído se quedan mudos. No tiene por qué gustarte la lectura; a lo mejor prefieres la jardinería y no pasa nada”. Lo mismo sucede cuando se llega a las preguntas que recogen todos los manuales y decálogos sobre cómo preparar una entrevista. Ante el “¿cuál es tu mejor cualidad y tu mayor defecto?”, Rotaeche se queja de que “las respuestas parecen sacadas de un libro de management. Todo es muy comedido y poco espontáneo. Curiosamente, la mayoría de las personas tiene gran capacidad para trabajar en equipo, son ordenadas y su mayor defecto es ser perfeccionista y exigente consigo mismo”.

Rotaeche aconseja que “tras la llamada de una empresa para concertar una entrevista personal el candidato haga un sencillo ejercicio de reflexión, en el que piense qué es lo que busca en esa empresa, hasta dónde quiere llegar, con qué tareas de su anterior trabajo se siente a gusto y con cuáles no y por qué”. Es lo que Andrés Pérez, experto en posicionamiento personal, llama en su último libro, Expertología, auditoría de uno mismo: “Una de las etapas más necesarias, pero también más difíciles en el proceso de convertirse en un profesional de referencia”. Para que sea efectivo, Pérez recomienda “pedir opinión a todas las personas de nuestro entorno, documentar nuestra historia, aprender de otros profesionales, desarrollar tu propio proyecto y, por supuesto, aceptar y sacar provecho de las críticas que nos hacen”.

Fuente: http://www.expansion.com/2011/02/04/empleo/mercado-laboral/1296824755.html?a=3d15ce9d44fddb5ec53a99f8c4da35c0&t=1297076099

Anuncios
  1. 13/02/11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: