Telecomunicaciones y futuro, mi columna en Expansión


Mi columna de esta semana en Expansión se titula “Telecomunicaciones y futuro” (pdf), y utiliza el reciente caso australiano para trazar una analogía con nuestro país: en Australia, tras unas elecciones con un resultado enormemente ajustado que dieron como resultado un parlamento muy igualado, los pactos con independientes y verdes que han terminado dando la mayoría a los laboristas se decidieron en función de los planes de futuro para el desarrollo de la National Broadband Network (NBN), una red pública de banda ancha a nivel nacional que promete llevar conectividad de 100Mbps. mediante fibra a un 93% de los hogares del país y de 12Mbps. inalámbricos mediante satélite al resto, y en la que se han invertido ya más de treinta mil millones de euros. Mientras los laboristas apoyaban el mantenimiento de dicho plan de infraestructuras, los liberales, que fueron beneficiados electoralmente por las intenciones del anterior gobierno laborista de establecer una censura en la red a nivel nacional, pretendían su suspensión y su sustitución por un simple plan de ayudas para ayudar a pagar el ADSL a familias desfavorecidas (más detalle sobre el tema, en este artículo de Ars Technica).

En su momento, a finales de los ‘90, Australia optó por privatizar su infraestructura de telecomunicaciones, y la entregó a Telstra, el resultado de la privatización del anterior monopolio estatal. Ahora, opta por desandar el camino: retomará las infraestructuras de Tesltra, procederá a la sustitución del cableado de cobre por fibra óptica hasta el domicilio (FTTH), y creará un operador publico neutro que proporcionará la infraestructura a los ISPs en régimen de competencia, generando así una situación de mercado más eficiente y que garantice unas infraestructuras modernas para el país.

Las infraestructuras de telecomunicaciones se han vuelto demasiado importantes para el futuro del país como para dejar su gestión y las decisiones de inversión en modernización de las mismas a una empresa privada. En el caso de España, ocurre exactamente lo mismo: la cesión a Telefonica de la infraestructura del antiguo monopolio estatal ha llevado a una situación actual en la que nuestro país tiene unas infraestructuras en las que sigue predominando el cobre, con escasos incentivos al tendido de fibra y a la inversión en modernización, y con un mercado poco competitivo, lo que provoca que tengamos la conectividad más lenta y más cara de los países de nuestro entorno comparable.

La lección parece clara: la opción que parece más puramente liberal genera un mercado ineficiente y una situación subóptima para los usuarios y para el país en su conjunto. Sin embargo, la decisión que parece más intervencionista puede generar un mercado mucho más ágil y unas condiciones competitivas más eficientes. Si el operador que en su momento designaste para hacerse cargo de las infraestructuras decide aplicar sus beneficios a otros capítulos y descuidar la inversión en las mismas, quien sufre no es ese operador, sino el futuro de todo el país y las posibilidades de su modelo económico.

Fuente: enriquedans.com

https://sites.google.com/site/conceptosmk/entradas-mk/telecomunicacionesyfuturomicolumnaenexpansion

Anuncios
  1. 13/09/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: