Probando Google Instant Search: mucho más que velocidad


Lo más curioso de probar Google Instant Search es darte cuenta de la evolución de las percepciones a medida que lo haces. De entrada, parece simplemente una demostración de barroquismo tecnológico, un “fíjate lo que podemos hacer”: los mismos resultados, pero apareciendo mucho más rápido, una especie de derroche de medios tecnológicos en pro del preciosismo.

Google instant search

Lo interesante ocurre cuando lo empiezas a probar un poco más en serio, y te das cuenta de que no estamos hablando simplemente de ahorrar tiempo – que es el enfoque que Google le ha dado en su presentación – sino de modificar los hábitos de los usuarios y su manera de enfrentarse al proceso de búsqueda. Lo interesante es ver como, más allá de deleitarte con los aparentes poderes adivinatorios de Google, empiezas progresivamente a cualificar mejor las búsquedas con términos adicionales, cómo puedes modificar tu uso del teclado para automatizar esa tarea, cómo eres capaz de extraer de manera inmediata resultados que antes aparecían enterrados en la página tres, a la que mucha gente nunca llega. Lo interesante no es la función en sí, que de hecho fue desvelada a finales del pasado agosto, sino las implicaciones que va a tener en la manera en la que utilizamos el motor de búsqueda. Mi impresión tras haber estado haciendo un buen montón de pruebas es que su uso resulta casi adictivo, que optimiza enormemente el proceso de búsqueda y que en un tiempo mínimo paso a que no me guste en absoluto la experiencia de abrir un nuevo navegador y probar a utilizar Google en modo tradicional, como antes. Y aquí ya hablamos de cosas diferentes, de cómo establecer una barrera de entrada para competidores, o de cómo calcular las implicaciones ya no para Google, sino para todo el ecosistema que la rodea.

Y la importancia del ecosistema es muy alta. La búsqueda instantánea, por ejemplo, va a modificar sin duda la forma en la que hacemos publicidad en el buscador: que los adwords cambien de manera dinámica a medida que tecleas es algo que puede tener más trascendencia de la que parece en la forma de computar métricas y de obtener resultados. Va a alterar sin duda, o al menos a sacar de su “zona de confort”,  a todos aquellos que se dedican al SEO, porque ahora tendremos que indexar ya no para palabras completas, sino incluso para fracciones de palabras a medida que las tecleamos: aunque siga siendo importante ser el primer resultado para la búsqueda tecleada en su integridad, ser el primero que aparece también pasa a serlo.

De cara a cómo utilizamos el buscador, la idea es potenciar aquellas tareas que realizamos en fracciones de segundo – tareas mentales o visuales – frente a aquellas en las que dependemos del movimiento físico de los dedos al teclear: la sensación es de mayor rapidez, pero no solo de mayor rapidez al obtener los resultados, sino – y para mí mucho más importante – en la manera en la que los refinamos. Eliminar la barrera del intro entre introducción de términos es mucho más que ahorrar tiempo: hace que nuestro cerebro funcione en un modo diferente, que visualice un proceso continuo donde antes lo entendía por etapas. Y eso no afecta únicamente al ahorro de tiempo, afecta a nuestra eficiencia al buscar.

Además, Google Instant Search da, a mi entender, un paso que la compañía anteriormente solo había dado de manera tímida: introduce en los resultados el historial web de cada usuario – para usarlo, tienes que estar identificado con tu cuenta Google – y lleva a que los resultados que obtengo yo no sean necesariamente idénticos a los que encuentra otro usuario. Una prestación que evoca todo tipo de temores acerca de la privacidad, pero que en realidad no va más allá de pedir a Google que utilice la información que ya tenía de nosotros para refinar los resultados de nuestras búsquedas. Algo que, obviamente, también va a tener sus consecuencias de cara a SEO o publicidad.

Solo hay una manera de ver las implicaciones completas del tema: probándolo más allá de un uso meramente casual. El lanzamiento de Google Instant Search no es como otras cosas que hace Google: se lanza de manera ambiciosa, para muchísimos usuarios, con idea de sustituir a la manera anterior de hacer búsquedas (aunque se puede eliminar a voluntad) y afectando al principal producto de la compañía, la búsqueda. No podemos ver en Instant Search una prueba, un ensayo o una iteración: es una apuesta a escala completa, que alcanzará su verdadera magnitud cuando se extienda a plataformas móviles, y que tendremos delante de nuestros ojos durante mucho tiempo. Una auténtica modificación global de la interfaz de usuario. Y eso no es algo que se vea cambiar todos los días.

Fuente: enriquedans.com

https://sites.google.com/site/conceptosmk/entradas-mk/probandogoogleinstantsearchmuchomasquevelocidad

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: