Archivo para 30 septiembre 2010

Cómo organizar tu jornada laboral en 18 minutos

Para todos los que tenéis trabajo, buena receta contra el estrés, hay que ir por delante del trabajo, no por dertras….

….y para los que esperamos trabajar pronto….

La gestión del tiempo en nuestro espacio de trabajo es, según muchos expertos, uno de los talones de aquiles de los trabajadores y las empresas de nuestro país, mucho más propensas a premiar largas(y muchas veces ineficaces) jornadas laborales a la productividad de los empleados.

Y sin embargo, gestionar eficazmente el tiempo que pasamos en la oficina no es ni mucho menos una tarea complicada. A pesar que existen métodos muy sofisticados, también hay otros que sólo exigen “18 minutos” de nuestra atención.

El éxito o fracaso de un día de trabajo responder en gran medida a cómo lo hayamos planificado. Peter Bergman, uno de los editores de la revista on-line de managemente “Harvard Business” ilustra con un gráfico ejemplo una situación que seguramente os resultará familiar a muchos de vosotros:

“Ayer acudí a mi trabajo con la mejor de las intenciones. Cuando llegué a la oficina tenía una idea más o menos precisa de lo que quería desarrollar a lo largo del día. Lo primero que hice, al sentarme delante de mi ordenador fue comprobar mi correo electrónico. Dos horas más tarde, después de haber ‘apagado varios fuegos’ , ayudado a resolver varios problemas de otras personas y atendido innumerables llamadas de teléfono, me di cuenta que casi no podía recordar cuál era el proyecto que tenía para ese día, y las  tareas que quería emprender se me antojaban como algo más lejanas y difusas que unas horas antes”.

La planificación de nuestro día de trabajo no es para Bergman un capricho de los amantes del GTD, sino un elemento necesario para aprovechar el tiempo que pasamos en nuestra empresa. Frente a métodos sofisticados y herramientas informáticas, el editor de Harvard Business defiende un método tan sencillo de planificación que puede ejecutarse en 18 minutos. Este método se desarrolla en los siguientes tres pasos.

Paso 1: Planificación de la jornada laboral (15 minutos)

Nada más llegar a nuestro centro de trabajo, antes incluso de encender el ordenador y comprobar los e-mails que hemos recibido, debemos sentarnos y enfrentarnos a una sencilla hoja en blanco. En dicha hoja escribiremos todo lo que queremos desarrollar a lo largo del día. ¿Cuáles son nuestros objetivos para ese día? ¿Qué tareas vamos a desarrollar? ¿Qué tenemos que hacer para desarrollarlas?

Una vez las hemos escrito, las incluiremos en nuestro calendario de trabajo, asignando a cada tarea una franja de nuestro horario. Al hacer esto conviene adquirir la sana costumbre de asignar las tareas más importantes / complicadas a primera hora de la mañana, y desarrollarlas antes incluso de revisar nuestro correo electrónico. Si dado el número de tareas que hemos escrito en la hoja en blanco es excesivo deberemos realizar una priorización de las mismas, apostando en primer término por las urgentes, para después pasar a las importantes, etc.

Aunque pueda parecernos baladí, tiene una gran importancia poner escrito qué vamos a hacer, y cuándo vamos a hacerlo.

Paso 2: Focalizar (1 minuto cada hora)

Debemos establecer un sistema de alertas (bien en nuestro e-mail, bien en nuestro teléfono) que nos avise cada hora de que debemos revisar nuestro plan laboral de la jornada. Cada vez que suene la alarma, disponemos de un minuto para relajarnos y reflexionar sobre las tareas realizadas durante la última hora de trabajo.

A continuación, volveremos sobre nuestro calendario y repasaremos mentalmente lo que tenemos que hacer durante la siguiente hora. El objetivo es ser dueños de nuestro tiempo, hora a hora, y no que ocurra justo lo contrario: que sean las horas las que nos controlen a nosotros, obligándonos a largas e innecesarias jornadas laborales.

Paso 3: Revisión (5 minutos)

Antes de irnos a casa, y justo después de apagar nuestro ordenador, nos tomaremos cinco minutos para evaluar cómo ha ido nuestro día. ¿Qué es lo que ha funcionado bien? ¿Qué elementos nos han desconcentrado de nuestro trabajo? ¿Qué hemos aprendido?

Si tenemos la disciplina suficiente como para repetir este proceso cada día, lo convertiremos en una rutina, casi en un ritual que nos ayudará a ser más productivos y estar mejor organizados. En MuyPymes somos conscientes que este tipo de prácticas están muy poco implantadas en las empresas españolas, y que la productividad personal siempre ha ido varios pasos por detraás que el “cumplir un horario determinado”. Puede que este tipo de prácticas ayuden, precisamente, a cambiar un poco las cosas.

Fuente: muypymes

Anuncios

Huelga: El sindicalismo del siglo XIX fracasa con el trabajador del siglo XXI

Del mismo modo que las guerras ya no se ganan en las trincheras, la verdadera batalla de una huelga ya no está en la calle. El mundo ha cambiado, y tanto las proclamas como las prácticas sindicales están quedando obsoletas, como quedó patente ayer, con la huelga general más descafeinada de la democracia.

Del mismo modo que las guerras ya no se ganan en las trincheras, la verdadera batalla de una huelga ya no está en la calle. El mundo ha cambiado, y tanto las proclamas como las prácticas sindicales están quedando obsoletas.

Un sencillo ejemplo es el medidor que se utiliza para calibrar el éxito de un paro general. Hasta ahora, el principal referente era el consumo eléctrico, un argumento que continúan esgrimiento los representantes de los trabajadores para valorar el éxito de una huelga.

Sin embargo, éste tiene cada día menos sentido en un mundo donde la industria, principal consumidor de energía, ha perdido la batalla frente al sector servicios, creciente consumidor de tecnología.

Así, mientras que ayer el consumo eléctrico descendió un 21%, el tráfico de datos se incrementó en España un 2,8%, según cifras de Akamai, principal proveedor de este servicio.

Desde este punto de vista, si el 70% de la riqueza española procede de los servicios, estos números indican que el principal motor de la economía española se mantuvo en cifras similares de producción, e incluso ligeramente superiores, a las de una jornada normal.

La revolución de Internet

Hasta 1940, el campo fue el motor de la economía española, un protagonismo que le robó la industria, hasta que a finales del siglo pasado España se convirtió definitivamente en un país de servicios. Este cambio de tornas conlleva que tanto los problemas de los trabajadores, como su capacidad de respuesta ante una huelga general, no tengan nada que ver.

Como señala Sandalio Gómez, profesor de IESE-Universidad de Navarra experto en temas laborales, “cada vez más, el trabajo no depende del sitio dónde estés, porque tienes el móvil, el ordenador…Por tanto, si quieres paralizar un país, tienes que ver cómo paras las telecomunicaciones, ya no vale con poner silicona en las puertas de los comercios”.

Un ejemplo es Irene, dueña de una pequeña empresa de comunicación en Tres Cantos, una localidad próxima a Madrid. Los 45 minutos que suele tardarse en llegar desde la capital hasta su oficina corrían ayer el riesgo de convertirse en horas para tres empleadas que no tienen coche, debido a la huelga general.

Ante la duda de cómo organizarse, Irene fue tajante: “Quedaros en casa”, dijo. Y así hicieron. “Es la primera vez que probamos a hacer teletrabajo, la huelga de metro fue la que nos dio la voz de alarma. Aquéllos días fueron un caos y, como temía que pasase lo mismo, he preferido que trabajaran desde casa”, señala Irene.

Su caso no es una excepción. Muchos trabajadores optaron ayer por el teletrabajo para cumplir con su jornada laboral en medio de la huelga y no verse afectados por los cortes en el transporte que caractizan a estas manifestaciones.

Entre ellos, el profesor de IE Business School Enrique Dans, que ayer impartió sus clases online, poniendo en evidencia cómo las telecomunicaciones echan por tierra cualquier posible piquete. “No fui al despacho porque no tenía ninguna cita ni reunión. Además, mis alumnos son de cuatro continentes y no les podía decir: ‘no imparto clase porque hay huelga en España’. La he impartido y lo he hecho con toda seguridad”, señala.

Nueva realidad

El 29-S, como todas las huelgas generales, se ha saldado con un dispar recuento de datos. Mientras que los sindicatos apuntan un “éxito incuestionable” y cifran en 10 millones de personas el seguimiento del paro (más de la mitad de la población activa), el Gobierno se limita a hablar de un “efecto moderado y seguimiento irregular”.

De hecho, el impacto que ha tenido la movilización en el sector industrial, fundamentalmente fábricas, dista mucho del conseguido en servicios, especialmente en labores de oficinas y administración.

Así, mientras que 100% de las fábricas de automóviles y del 21% del transporte ha secundado la huelga, según cifras del Ejecutivo, menos del 3% de la banca y la hostelería ha respondido a la llamada sindical, mientras que los comercios lo han hecho en un 10%.

Fernando Encinar, fundador del portal inmobiliario Idealista.com, se muestra tajante respecto al impacto de la huelga: “Los servicios no la han notado y, los trabajadores que no podían ir a trabajar han hecho teletrabajo. La huelga sólo ha funcionado en los sectores del XIX”.

En esta misma línea, Rafael Pampillón, profesor del Instituto de Empresa, asevera que “las huelgas cada vez tienen menos sentido con Internet y la globalización. Yo compro por Internet en Mercadona, y lo hago desde mi casa. Existe el comercio electrónico y hasta puedes comprar ya ropa por Internet en Zara. Y eso lo puedes hacer desde cualquier parte del mundo. Plantear una huelga cuando existe Internet y las telecomunicaciones es absurdo. Mucha gente de oficina trabaja desde casa. Incluso, si quieres, hoy día puedes estudiar por Internet, a través de cursos de e-learning, o mantener una entrevista a través de una webcam. Es muy fácil”.

Cambio de fondo y forma

Al papel que juegan las telecomunicaciones a la hora de boicotear una huelga, al permitir al principal sector económico español seguir desarrollando gran parte de su operativa, se suma que la realidad laboral del siglo XXI dista mucho de las reivindicaciones obreras del siglo pasado.

“Con las conquistas sociales que se han logrado, los sindicatos tienen que cambiar para entrar en los problemas reales de los trabajadores. Con sus consignas actuales, se les está escapando el 80% de los trabajadores”, apunta el profesor Gómez.

En su opinión, “hoy en día, es imposible imponer una huelga general, debes conseguir que la gente te siga por convencimiento. Yo recuerdo la Castellana vacía en 1988, cuando la gente sí respaldó la huelga, apoyaban la movilización, y eso no ha ocurrido en esta ocasión”.

Algo parecido apunta Daniel Ureña, socio director de Mas Consulting, cuando señala que “las huelgas han dejado de tener sentido tal y como están planteadas por los sindicatos de clase. El mundo ha cambiado muy rápido en los últimos años y la propia esencia de los sindicatos tradicionales, cuya forma de actuación está basada en la confrontación, está en entredicho”.

Fuente: lainformacion

Huelga ¿general?: Alguien tenía que decirlo

Coincido totalmente con la opinión de Marco Cimino, Yo ya que están tan de moda las reformas,  propongo desde aquí que la próxima reforma no sea la de las pensiones, sino la del sistema sindical español, principalmente en el tema de subvenciones, que se autofinancien. De hecho ahora que lo pienso, también habría que reformar la financiación de los partidos políticos, haber si teniendo que poner dinero de su bolsillo desaparecen de la política toda la fauna de “gorrones” que pulula por la política española.

No acostumbro a comentar en este blog estos temas, pero no pude evitar reflexionar sobre las declaraciones de algunos representantes sindicales que ayer por la noche salieron “retratados” en el telediario, que indicaban que la huelga había tenido un “éxito total y absoluto”.

Me pregunto en que parte de la quema de una coche de policía reside el éxito, o cómo de exitoso es tirar huevos e insultar a un conductor de autobús llamado a cubrir los servicios mínimos. Y también si el éxito al tirar una piedra contra una furgoneta está en saber levantar con una mano sola 3 kilos o bien en acertar el blanco a 5 metros de distancia? Y si puede ser considerado todo un éxito el insultar una persona que pretende abrir su establecimiento, el mismo que le permite ganarse la vida dignamente, en un día de huelga.

¿Efectos Colaterales? Colaterales a qué? A querer seguir un modelo, el de lo sindicatos, que se empeña a olvidar que existe una cosa que se llama Europa que, entre otras cosas, marca las reglas del juego de la economía y del mercado laboral más allá de la capacidad política local?

Y que quizás deberíamos mirar adelante en lugar de querer seguir identificándonos (con todos mis respetos) con Grecia, Portugal y para que no se me tache de racista le añado Italia?

Y que basta ya de querer necesariamente utilizar la política en todo, estamos hablando de economía y competitividad de un país.

Disculpad, alguien tenía que decirlo.

vía Alguien tenía que decirlo « Reflexiones 2.0 (Enterprise y Personales) de Marco Cimino.

Facebook y Skype, un matrimonio muy esperado

Las últimas informaciones nos indican que la red social más importante del mundo, Facebook, y el servicio de videoconferencias más utilizado, Skype, están punto de anunciar un acuerdo para una integración de los servicios de SMS, llamadas y Facebook Connect.

Seguro que a más de uno se nos había pasado por la cabeza el tener el teléfono integrado con Facebook, el poder enviar SMS o llamar a los contactos de la red social sin tener que estar delante de un ordenador. La idea es muy buena y, si los costes son atractivos, seguro que el servicio tendrá una gran aceptación.

Google Voice, Google Talk… y demás servicios del buscador tienen algo parecido (en los países que admitan las llamadas, todavía en expansión) pero le falta el componente de red social, fallido después de la caída de Google Wave (en ello están, según los rumores).

Todo ésto es algo que entre Facebook y Skype reúnen sin problemas. Una fusión de ambas redes sería una revolución en las comunicaciones y de ser bien aceptado, los números son impresionantes. Más de 120 millones de usuarios de Skype activos (al menos una llamada al mes) y 500 millones de usuarios de Facebook podrían beneficiarse de esta alianza como nos comentan los compañeros de Alt1040.

La verdad es que las condiciones, el método, promociones, forma de integración… y demás detalles no han sido revelados todavía pero, como poco, impresiona. En lo personal, no utilizo demasiado Skypeni Facebookaunque, como no, tengo cuenta en ambas y si sumamos las tarifas planas de datos de las operadoras, el pastel se antoja suculento.

Avisos Google

vía Facebook y Skype, un matrimonio muy esperado en Bitelia (Negocios).

Mapas de prejuicios y estereotipos en el mundo

Si bien es cierto que la percepción del mundo es diferente a los ojos de cada persona, muchas veces la imagen que tenemos de la realidad se ve influenciada por lo que nos cuentan los medios de comunicación o bien otras personas. Por ejemplo, en época de la guerra fría, todas las películas de acción en Estados Unidos tenían a un enemigo Ruso y dado que Hollywood es el principal exportador de cine en el mundo, muchas personas tienen la idea de que los rusos son desalmados asesinos que solo buscan la destrucción total del universo — o algo así.

Mnkzn MapasPrejuicios 1Mapas de prejuicios y estereotipos en el mundo Mapas de prejuicios y estereotipos en el mundo

El diseñador gráfico Yanko Tsvetkov tuvo una idea maravillosa y se dedico a crear posters con los mapas del mundo señalando los prejuicios que existen entre los países del globo, todo visto desde los ojos de una comunidad en específico. Por ejemplo y de acuerdo con los afiches, los franceses perciben a Italia como un país dónde viven personas ruidosas y amigables, mientras que para los italianos Francia no es otra cosa que el Imperio Bruni. Volviendo al primer ejemplo y de acuerdo a los mapas de Yanko, los estadounidenses perciben a lo que solía ser la U.R.S.S. como comunistas, en letras grandes y rojas.

Es un poco lamentable que nos quedemos con tan poco de cada rincón del mundo, sobre todo, influenciados por fuentes que muchas veces catalogan a las cosas de acuerdo a su conveniencia. Es como decir —y espero no ofender a nadie— que todos los alemanes son nazis. Me encantaría ver más posters sobre otras regiones del mundo, como latinoamericana. Me parece que los resultados podrían ser muy interesantes, aunque desde luego erróneos y polémicos. ¿Ustedes que percepción —prejuicios y estereotipos— tienen de los países vecinos al suyo?

Mapas de prejuicios y estereotipos en el mundo
Europa según los Estados Unidos
Europa según Gran Bretaña
Europa según Italia
Europa según Alemania
Europa según Francia
Europa según Bulgaria
Europa según los hombres gay
Italia según los Italianos "elegantes"
Fuente: Monkeyzen

Google tiene que comprar Twitter si quiere competir con Facebook

google twitter

¿Soy el único que piensa que este buen hombre tiene toda la razón? Dave McClure ha asegurado en unas declaraciones a Reuters que Google debería coger la chequera y comprar Twitter. La diferencia entre él y un servidor vuestro es que su opinión es mucho más experimentada pues se trata de un renombrado inversor de Silicon Valley que compra startups, fundador de 500 startups y emprende negocios tecnológicos en Mountain View (el mismo lugar donde Google tiene su sede central).

El motivo para este consejo es bien sencillo: Facebook amenaza a Google. La principal fuente de ingresos de Google siguen siendo las búsquedas (la publicidad insertada en ella, como nos recuerda un lector), pero con un gran porcentaje de usuarios de la red consumiendo la mayor parte de su tiempo en navegar por la red social de Zuckerberg es muy probable que tarde o temprano ese caudal de ingresos sufra (si no lo está haciendo ya). Es por eso que la lógica expresada por McClure es aplastante:

¿Hay un escenario en el que piensen que no tienen que comprar Twitter en un futuro próximo? Yo no lo veo […] Cualquiera que sean sus cálculos, es mejor hacerlo pronto, porque si no van a morir a manos de Facebook.

¿Acaso no tiene razón? Mientras Google sigue planeando una red social que esté a la altura de lo que los usuarios demandan, se limita a sacar pseudo-redes (como Google Buzz) que no contentan a nadie, y mientras tanto, lo que es más importante, el tiempo sigue pasando sin una solución eficaz.

Pero esto es tan sólo el pensamiento de una persona ajena a las políticas y decisiones de la empresa de Mountain View. ¿Qué pensarán en el Googleplex sobre este asunto? No lo sabemos, sin embargo cabe remarcar que Google sí se está fijando en Twitter. Podemos llegar a esta conclusión en base a las palabras que Eric Shcmidt, CEO de Google, pronunció recientemente, donde expresó su admiración por Twitter en los siguientes términos:

Twitter debe ser capaz de crecer con productos de publicidad y monetización que en nuestra opinión son altamente lucrativos […] Creemos que lo van a hacer muy, muy bien.

Suponemos por estas palabras que en el consejo de dirección de la empresa del buscador están siguiendo de cerca los pasos de la empresa de microblogging. ¿Se habrá barajado en alguna de sus reuniones la posibilidad de adquirir la compañía? Ayer mismo conocíamos que Google había adquirido 23 empresas pequeñas, ¿no habría sido mucho más rentable comprar Twitter y nada más? Opino igual que McClure, o compran, o se verán relegados a un segundo plano en el escenario 2.0.

Fuente: bitelia

La Web 2.0 y redes sociales son fundamentales para el éxito de las empresas

Clearswift, compañía de software de seguridad, ha revelado una nueva investigación sobre la creciente importancia de la Web 2.0 en las empresas. El informe global muestra cómo el uso de la Web 2.0 es fundamental en las compañías para tener éxito en los mercados competitivos de hoy en día. De hecho, el 52% de las empresas afirman que las herramientas colaborativas y redes sociales web son “críticas” para el futuro éxito de la empresa.

http://ow.ly/2LfRN

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: