Muy util 100 herramientas y aplicaciones

Muy util 100 herramientas y aplicaciones para el Community Manager #sm Marketing online y redes sociales. http://ow.ly/grCIN

Infografía: La relación entre las review

Infografía: La relación entre las reviews y las reservas hoteleras | Yeray González Afonso http://ow.ly/g2HgO

Amazon y Apple a por el mercado de la ed

Amazon y Apple a por el mercado de la educación y el libro de texto | Error500 http://ow.ly/eBVx0

Klip.me: tus lecturas de internet en tu

Klip.me: tus lecturas de internet en tu Kindle o móvil http://ow.ly/ep59u

Los secretos del Inbound Marketing o Mar

Los secretos del Inbound Marketing o Marketing de Atracción

Publicidad tradicional Vs Marketing de c

Publicidad tradicional Vs Marketing de contenidos
305080_465720893468354_1532764341_n.jpg (779×603) http://ow.ly/eol1u

10 usos y 25 ejemplos de geomarketing pa

10 usos y 25 ejemplos de geomarketing para hacer negocios
http://ow.ly/eokdy

La rebaja de nota a EE UU vuelve a cuestionar a las agencias calificadoras

¿Quién califica a las agencias de calificación? Es la pregunta que ronda desde que el trabajo de las grandes firmas del negocio fuera puesto en duda, al ser señaladas como los chefs de la crisis más grave desde la Gran Depresión. La rebaja anunciada por Standard & Poor’s a la nota de la deuda estadounidense les vuelve a colocar en el centro del debate y de las críticas.

La opinión de las agencias es importante porque permite a los inversores mover su dinero en función del análisis que hacen del riesgo. Standard & Poor’s (S&P) pone nota a la deuda soberana de unos 120 países. El factor político, señalan desde la firma propiedad de McGraw-Hill, es uno más, y también de los más subjetivos.

Las dudas sobre la fiabilidad de las agencias calificadoras (S&P, Moody’s y Fitch) empezaron a aflorar con el colapso de Enron, a finales de 2001. Pero quedaron en letargo durante la época posterior de vacas gordas. No solo no fueron capaces de ver lo que se cocinaba en las cuentas de la eléctrica, una de las niñas mimadas de Wall Street, sino que cuando reaccionaron fue tarde y con su repuesta incentivaron la desbandada de inversores.

Para muchos, las agencias de calificación son, junto a los grandes bancos de inversión de Wall Street, los villanos de la crisis financiera. En su expediente tienen el sobresaliente que concedieron a Bear Stearns, Lehman Brothers, AIG y a los paquetes de inversión estructurados con hipotecas basura. Y con el descalabro que no anticiparon, su credibilidad quedó en entredicho.

No solo sus modelos fueron incapaces de anticipar el terremoto financiero, sino que su trabajo estuvo dominado por conflictos de intereses. La investigación de la crisis llevada a cabo por el Congreso de EE UU reveló, a partir de testimonios de empleados, que los ejecutivos ponían su relación con los bancos por delante del interés del inversor en bonos. Así preservaban su cuota de negocio a la vez que concedían la triple A -virtualmente sin riesgo- a valores de deuda hipotecaria a cambio de suculentas comisiones. Sin la nota más alta, esos bonos no habrían llegado al mercado. Eso alimentó la burbuja inmobiliaria.

Las cosas se pusieron feas cuando cogieron la tijera y empezaron los recortes en el verano de 2007, cuando los inversores ya habían perdido buena parte del dinero. Por eso la conclusión de la comisión de investigación es rotunda: fueron herramientas clave del caos financiero. En otras palabras: quizá la crisis no hubiera ocurrido si hubieran hecho bien su trabajo.

Mientras EE UU investiga, Europa sigue estancada en su pretensión de escapar al monopolio que ejercen estas empresas al crear un organismo europeo con algún tipo de supervisión pública. De momento no hay avances.

El cuestionado modelo de las agencias no está evitando que sus ejecutivos estén gozando otra vez remuneraciones récord, mientras el negocio vuelve a florecer. Por ejemplo, Moody’s cerró el turbulento segundo trimestre con un alza del beneficio del 56%. Fue gracias a que los ingresos subieron un 27% por la mayor deuda emitida por corporaciones y Gobiernos.

Es decir, la crisis de la deuda les es rentable. Un negocio muy lucrativo, en el que la competencia es feroz. La reforma financiera que lleva los apellidos de los legisladores demócratas Christopher Dodd y Barney Frank recoge medidas para responsabilizarlas al ejercer su poder, capaz de frustrar al Gobierno de EE UU.

En la última comparecencia en el Capitolio, se examinaron los pasos que están dando para actualizar sus modelos de cálculo y, sobre todo, mejorar sus análisis y la supervisión interna. Y como si se tratara de una campaña de imagen, están recortando la nota de emisores de deuda dudosos.

La decisión de rebajar la nota de EE UU puede animar a la Administración de Barack Obama a acelerar la reforma de las agencias. Los sentimientos, por tanto, están a flor de piel en los dos frentes. Algo que no es de extrañar tras lo vivido en los últimos cuatro años. Ahora es el mercado el que debe decir si la opinión de que EE UU no es un país exento de riesgo es correcta.

Fuente: elpais.com

Cuando la Singularidad nos alcance

Por Alan Lazalde | 3 de agosto de 2011, 10:21

singularidad tiempo 400x265 Cuando la Singularidad nos alcance

Alrededor del 2030, la parte no biológica de nuestra inteligencia predominará
— Ray Kurzweil

Un buen día de estos sin que siquiera lo notes llegará la Singularidad. Entonces, como si no fuese suficiente el acelerado proceso de creación de conocimiento en el que nos encontramos inmersos, entraremos a ese punto de no retorno, al bucle infinito fuera de nuestra compresión, al Apocalipsis inexplicable que sólo Nietzsche, Kafka y Asimov podrían imaginar juntos en una noche de juerga.

La llamada Singuralidad es un hipotético evento que sucederá cuando la inteligencia humana sea rebasada por la propia tecnología. Dicho con otras palabras, marca el hito técnico cuando los cerebros artificiales superen a los humanos en capacidad de inteligencia. Sus profetas, basados en la por-increíble-que-parezca-aún-vigente-Ley de Moore, predicen que llegará a mediados de este siglo.

Pero el asunto va más allá de la Ley de Moore. Quiero decir que no se trata de un problema cuantitativo, de sólo aumentar de manera exponencial la velocidad de los procesadores. El quid del tema es lo que acusamos como Inteligencia, que, estamos de acuerdo, no emerge así nada más por acumular transistores en un chip.

El asunto tampoco es biológico-evolutivo. Sabemos que la inteligencia del ser humano seguirá su curso normal, con leves mejoras de generación en generación. Sí. Pero de ninguna forma nuestro cerebro aumentará exponencialmente sus capacidades cognitivas tan sólo por ingerir cantidades industriales de Omega-3.

Como he dicho, la Singularidad llegará con la inteligencia asociada a la tecnología: con la Inteligencia Artificial. Por supuesto, tener los más poderosos equipos de computación ayuda, pero supercomputadoras como la Watson de IBM que ganó Jeopardy! hace unos meses son apenas una sombra de lo que, insisto, no llegaremos a comprender. Son las técnicas cada vez más sofisticadas, perfeccionadas, autónomas, de Inteligencia Artificial quienes nos conducirán hacia el punto de rotura.

thesingularity 400x376 Cuando la Singularidad nos alcance

Cuando la Singularidad suceda, lo que viene, la Historia de la Humanidad, escapará de nuestra comprensión. La causa es el principio de construcción de esa nueva realidad. Porque llegado el punto en el que podamos concebir y fabricar máquinas más inteligentes que nosotros mismos, éstas también lo harán con respecto a sí mismas: serán máquinas más listas que sus creadoras capaces de repetir el proceso ad infinitum y a una tasa insospechada.

Leamos lo que Vernor Vinge escribió cuando acuñó el concepto en 1983:

Pronto crearemos inteligencias mayores a la nuestra […] Cuando esto suceda, la historia de la humananidad alcanzará una especie de singularidad, una transición intelectual tan impenetrable como el complejo espacio-tiempo en el centro de un agujero negro, y el mundo se irá más allá de nuestro entendimiento.

Las matemáticas llaman singularidad al punto donde uno de sus objetos alcanza la indefinición. Por ejemplo, cuando ocurre una división entre cero. La Física asocia la palabra a los objetos de volumen cero y masa infinita: singularidad gravitacional. En términos de mecánica, es la configuración de una máquina a partir de la cual su conducta es impredecible. Por su parte, la Singularidad tecnológica es la mil veces soñada por la ciencia ficción, la Inteligencia Artificial Fractal, la impenetrable por el ser humano que brotará de algún laboratorio de investigación como el Singularity Institute o en el garage de un buen hacker.

El pensamiento humano está mezclándose con el mundo de la inteligencia de máquina que la especie humana creó inicialmente […] La ingeniería inversa del cerebro humano parece haberse completado.

Ray Kurzweil — The Age of Spiritual Machines, Cap. 12 “2099”

Así que cuando la Singularidad nos alcance, a juzgar por las infinitas posibilidades que supone la Ley de rendimientos acelerados, eventualmente se volverán a escribir “La Biblioteca de Babel” de Borges, las casi 600 palabras de este post y el comentario que ahora mismo piensas hacer.

Imagen: monkeyc.net

Fuente: http://alt1040.com/2011/08/cuando-la-singularidad-nos-alcance

La atonía del consumo modera el ritmo de reducción del déficit

Las cuentas públicas revelan una cierta pausa en la recuperación económica. Los ingresos por IVA, un termómetro fiel del nivel de consumo, se han ralentizado en el primer semestre del año, con un avance del 9,4% respecto al mismo periodo de 2010. La cifra, inferior a la tónica mantenida durante el último año, revela una cierta parálisis que se acentúa al comparar con el año pasado, especialmente con un segundo trimestre caracterizado por la anticipación de compras para eludir la subida del IVA que se produjo en julio. El Ministerio de Economía admite la ralentización, pero se muestra convencido de cumplir con los objetivos de déficit.

Pese al menor empuje, el déficit del Estado ha caído un 18,9% en el primer semestre, según los datos presentados ayer por Hacienda. Con ese descenso a mitad de año, el déficit se sitúa en el 2,21% del PIB, equivalente a 24.132 millones de euros. Es casi la mitad de lo previsto para todo el año en la Administración central, aunque el segundo semestre concentra más pagos que el primero y, por tanto, encierra un mayor nivel de incertidumbre. Además, a partir de julio se agotará el efecto de mejoría que registraban los ingresos por la subida del IVA. Hasta ahora se comparaba un ejercicio, 2011, con otro en el que el tributo era más bajo. A partir de julio, cualquier recaudación adicional dependerá de la reactivación económica. Y todo apunta a que el crecimiento del PIB será inferior al 1,3% previsto.

“Todo hace indicar que el proceso está encauzado y que vamos a cumplir”, vaticinó, pese a todo, el secretario de Estado de Hacienda, Juan Manuel López Carbajo, que eludió concretar si espera un margen adicional en los ingresos, como ocurrió el año pasado. Ese margen, que la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, cifró en 3.000 o 4.000 millones adicionales, resultaría clave para compensar las más que previsibles desviaciones autonómicas al final del ejercicio. Si finalmente no dispone de ese colchón, el Gobierno tendría que volver a aplicar recortes en el gasto o subidas de impuestos, pues el objetivo de lograr un déficit conjunto del 6% del PIB es irrenunciable, según ha explicado reiteradamente la ministra.

De momento, la recaudación del Estado avanza el 4,2%, animada en buena medida por las subidas de impuestos. Así ocurre en el IVA y también en el IRPF, que acelera el crecimiento al 6,5%. En cambio, el impuesto de sociedades sigue cayendo a plomo (un 15,6%), pese a que los beneficios de las empresas se recuperan. López Carbajo lo atribuyó a la libertad de amortización de activos que tienen las empresas -una posibilidad que a largo plazo es neutra para las arcas públicas pero que de momento reduce sus ingresos- y a la compensación por las pérdidas de años anteriores.

 

Más allá de los ingresos, los gastos reflejan ya con más claridad las medidas de austeridad puestas en marcha en mayo de 2010. Los pagos caen el 19,7%, aunque están muy afectados por el nuevo sistema de financiación autonómica, que reduce mucho las transferencias a esas administraciones a cambio de darles más participación en sus ingresos. La partida más simbólica en la estrategia de reducción del déficit corresponde a los sueldos de empleados públicos, que descienden un 5,2%, en línea con la rebaja salarial impuesta en junio de 2010. No obstante, los gastos de personal en su conjunto vuelven a avanzar mínimamente después de haber quedado estancados en mayo. El cambio de tendencia obedece en gran parte al pago de pensiones a los funcionarios, que acusan el impacto de la compensación por la desviación de IPC del año pasado. Otro de los capítulos que recoge el efecto de los recortes es el de inversiones, que cayeron un 27%, a pesar de que el ritmo de ejecución de este año es superior al del año pasado.

La única Administración pública que conserva superávit, la Seguridad Social, empeora las cifras respecto a 2010. El sistema registró un excedente de 8.321 millones, un 19% menos que en la primera mitad de 2010. El retraso en la recuperación del empleo hace que los ingresos caigan un 0,44%, mientras los gastos suben un 2,6%, impulsados por el aumento del colectivo de pensionistas y la mejora de estas prestaciones.

Via: http://www.elpais.com/articulo/economia/atonia/consumo/modera/ritmo/reduccion/deficit/elpepueco/20110729elpepieco_6/Tes

A %d blogueros les gusta esto: